La marca Sara Carbonero

Soy de las que se indignan fácilmente, lo reconozco. Y lo cierto es que desde que salió la figura de Sara Carbonero me he ido creando una pelota de odio-cabreo-antipatía que ha estallado en forma de post.

Empecemos por el principio (por dónde va a ser si no…). Sara Carbonero es una practicante de periodismo (no hay título) que no llega a la treintena y que es conocida por varios factores:

sara carbonero elle

– Mujer bella.

– Con casi estudios universitarios (respeto muchísimo a la gente que no ha ido a la universidad, pero no me meto a fontanera porque no lo soy, por ejemplo). Esto, si lo analizamos, es un plus, dado que la mayoría de velinas de Canale 5 Italia no llegan a escribir sin cuadrícula de apoyo.

– Ha ocupado puestos de importancia en la televisión española.

– Sale con Íker Casillas.

– Es imagen de miles y miles de marcas: alimentación, belleza, medios de comunicación, etc.

Pues bien. Echo un capote a la bella Sara y afirmo: la culpa no la tiene ella, únicamente aprovecha su momento. Si una marca le paga 100.000 euros al año (pongamos un ejemplo), por qué no va a aceptar dicho contrato. Ni más ni menos.

La vida es así y hay quien tiene más oportunidades que otros, sea por la causa que sea. Otra cosa es que nosotros, el público, lo toleremos. Yo, como periodista, no me gusta ver a los colegas de estudios (no ejerzo como tal) publicitar y desarrollar su propia marca, ellos mismos. La labor de un plumilla es contar hechos, investigar, dar un servicio público. En ningún caso involucrarse con marcas que, en algún momento, pueden ser susceptibles de convertirse en un hecho noticioso. ¿Qué se hace ante esa disyuntiva? Callar ante un contrato millonario y convertir la profesión en lo que es, una fantochada.

Puma

Pues bien, ahí vamos. Sara Carbonero ha diseñado una camiseta junto a Elle. Y volvemos a lo de siempre. No es diseñadora. Y me imagino a jóvenes periodistas con postgrados de moda muriendo por trabajar gratis como becarias en una publicación del impacto que tiene Elle y a diseñadores, exiliados en escuelas de otros países con muchos bocetos bajo el brazo y ninguna oportunidad y se me llevan los demonios.

Además, realiza una entrevista en cada número a un personaje de la cultura patria. Qué digo yo que habrá profesionales en España, ya no desconocidos, que podrían hacer el mismo trabajo, posando igual y dando un toque pícaro a la conversación.

Señores de Elle: no se pueden vender cursos de especialización en moda, ya sean de Marketing, de Escaparatismo o de Relaciones Públicas para sacar dinero a gente con ilusión y contratar a una persona que no cuenta con ningún tipo de bagaje en esto de la moda por la imagen que proyecta. Hay que ser coherentes con lo que se hace para seguir una línea editorial concreta (de qué me sirve una carta de la directora diciendo que se da oportunidad a las jóvenes promesas) y, sobre todo, una política personal íntegra.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. shoppergirls dice:

    ¡Hola! Está muy bueno este post y tu blog en general, te invito a conocer el mio. ¡Saludos! http://www.shoppergirls.com Twitter @shoppergirlsmx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s