Mi imperio por un bolso. Última campaña de Longchamp

Longchamp logo

No es casualidad que Longchamp dedique una colección cápsula al mercado chino, basado en el icónico bolso Le Pliage. Según la consultora CLSA (Asia-Pacific Markets), en su estudio sobre el consumo del lujo en China, este tipo de producto se ha convertido en la categoría de consumo con un mayor aumento en los últimos años en el país asiático.

Dado el crecimiento económico del gigante, que se debate entre el más puro comunismo y el capitalismo heredado, el consumidor de lujo chino supone ya el 10% del total del sector. Eso, si se compra en el país. Porque si tenemos en cuenta el estudio, que data de 2011, el 15% de los artículos globalmente considerados lujo es comprado con dinero chino –ya sea en el país o fuera de él-.

El principal crecimiento va para la industria de la marroquinería, de la joyería y de los vinos, como era de esperar. El lujo accesible, una vez más, se constituye como la mejor forma de acceder a mercados complejos.

bandera china

Si bien en las últimas noticias se habla de un mayor crecimiento del consumo del lujo en América que en China para los próximos años, lo cierto que el gigante asiático sigue siendo una apuesta casi segura para los sectores más exclusivos. Las razones son claras:

– Un afán consumidor mucho mayor que en Europa, dado que la población sale, poco a poco, de un consumismo represivo y poco dado a las compras por impulso.
– Un despliegue total de estrategias de Marketing por parte de las marcas ante consumidores poco educados en la compra.
– Atracción por lo occidental, como una manera de ser popular.
Movimiento de divisas internacional y nacionales en un mercado a punto de explotar.
Incipiente clase media-alta que, no lo olvidemos, se convierte en el estandarte del lujo aspiracional.
– Una población joven realmente numerosa –estamos hablando de miles de millones de chinos-, más informada y que abraza la globalización con una buena paga de sus padres, que conforman el punto anterior.

longchamp bolso
Por todo ello, es normal que Longchamp, enseña de marcado carácter europeo y que, en un principio, nada tuviera que ver con China, se haya lanzado a la piscina asiática. Con amplia presencia en el continente, llega el momento de explotar lo más grande del imperio: el Nuevo Año. Celebrado esta semana, da comienzo al signo del Caballo.

Y qué mejor que celebrarlo con una mini colección, aprovechando que el Sena pasa por París y que el logo de la enseña se identifica con el año oriental. De esta manera, se consiguen unos productos que conmemoran a la marca –de cara al mercado occidental- y que consagran el poder de la nueva hegemonía oriental.

Fotos: letsdoit.net, Longchamp y banderas-e-himnos.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s