Los dos ritmos de la moda en Turquía

Turquía moda

En mi último viaje veraniego he podido visitar Turquía, uno de los países candidatos a formar parte de la Unión Europea.  Después de algunos días en el país, visitando diferentes ciudades -a lo tour viejunis- he comprobado varias cosas en lo que a moda se refiere:

1. Turquía se ha convertido en la fábrica textil de Europa.

2. La moda sigue dos ritmos muy diferentes.

Armani ModaEn un primer momento, Turquía se ha beneficiado de una serie de elementos para atraer la facturación textil de las grandes empresas europeas de moda:

Legislación en pro de una adecuación a las normas europeas.

Mano de obra más económica que en el resto de los países vecinos -siempre dentro de un marco europeo-.

Fiscalidad favorable a la contratación de empresas externas nacionales por gigantes de la moda internacional.

Tradición textil propia.

Hacemos especial hincapié en este último punto porque determina, sin duda, que Turquía se haya convertido en un polígono de casi un millón de kilómetros cuadrados dedicados a la producción en masa de moda.

Dependiendo de las regiones, Turquía bebe del saber hacer de los otomanos en cuanto
al manejo y alteración de seda, algodón y cuero, especialmente. El resultado, una rica tradición de alfombras, pañuelos y prendas en piel de todo tipo.

La combinación de todos estos factores han convertido al país entre dos mundos –Asia y Europa– en receptor de inversión por parte de la industria textil europea, principalmente. Grupos como Inditex y Armani buscan el saber-hacer de los trabajadores de la zona para producir  sus diseños. Además de utilizar su propia producción nacional. Todo en uno, vamos.

Zara moda

No obstante esto, Turquía se caracteriza por desarrollar dos modas:

– Por un lado, la moda de calidad, enfocada a la venta fuera del país principalmente y a cadenas ya consolidadas.

– Por otro, la creación de imitación de prendas que ellos mismos fabrican, en muchos casos.

Hacemos especial hincapié en imitación, pero esto no quiere decir que no hablemos de calidad, dado que, en muchos casos, se trata de prendas caras, fabricadas con los mejores materiales y prácticamente idénticas a las originales. Éstas se venden no sólo en puestos ambulantes sino también en tiendas con un público VIP. 

La facilidad con la que el cliente puede encontrarlas hace que la política de venta de Turquía se encuentre en una encrucijada: ¿se debe tolerar la venta de productos fabricados para una marca y utilizados en su contra? ¿Qué opinan las empresas de esto?

Lo cierto es que la moda en Turquía se fabrica, se consume y se exporta de una manera descontrolada. Una revisión de los acuerdos comerciales entre todos los agentes involucrados en el proceso puede dar una respuesta a un problema básico de desconfianza entre cliente -en este caso, cadena de moda- y empresa auxiliar.

Fotografías: Wordflags.es, Armani Exchange, chicstyle.com y GoTurkey.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s