Famosos y moda: las 5 claves para elegir una buena imagen de marca

En el marketing, como en la vida, una buena imagen puede ser la diferencia entre un éxito y un fracaso.

Cuando el objetivo último son las ventas y el posicionamiento en el mercado, la imagen que se escoge para una campaña -a corto plazo- o para un producto -a largo plazo-, es clave para el éxito de los resultados en tienda.

Una de las bazas más utilizadas en publicidad es el uso -a veces indiscreto- de personajes famosos, con diferentes profesiones, como baluarte de una marca.

Analizamos en este post los puntos principales que tener en cuenta a la hora de escoger uno u otro portavoz para nuestra marca de moda.

1. Afinidad con el producto. La persona seleccionada para promocionar la marca ha de poder describirse con los mismos adjetivos que nuestro producto. Algo que parece sencillo, no lo es. El artículo que se vende y la celebrity tienen que contar con una correlación directa y que permita al imaginario colectivo crear una conexión entre ambos elementos.

Un ejemplo es la utilización de la imagen de Eugenia Silva -siempre impecable- para la campaña de Norit en la que se hace hincapié en la importancia de conservar las prendas con un buen detergente.

Eugenia Silva

2. Reputación. No toda celebrity vale para nuestra marca por el hecho de serlo. A la hora de promocionar nuestra empresa, hay que realizar una búsqueda en Google para conocer las posibles manchas negras que nuestros candidatos pudieran tener en el CV. Una declaración que nuestro nuevo portavoz hiciera en el pasado puede provocar un rechazo generalizado hacia nuestros productos.

Shakira Viceroy

Si bien Shakira prestó su imagen a Viceroy antes de todas las polémicas que ha protagonizado últimamente, siempre perfudica a la marca continuar utilizándola.

3. Público objetivo. Un ídolo de masas lo es pero únicamente para un nicho de mercado definido. Por eso, las marcas de moda, antes de tomar cualquier decisión, deben delimitar las características que mejor definen su potencial cliente para adaptar su imagen al mismo. De otra manera, la venta se complicaría y, con ella, los resultados económicos.

Rafa Nadal Armani

4. Credibilidad. De nada sirve utilizar una imagen atractiva, de una persona triunfadora, si ésta no es acorde con nuestra marca. El público objetivo ha de creer que el actor o el cantante de turno realmente utiliza nuestros artículos. Buena cuenta de ello es Paula Echevarría y las prendas low-cost que usa frecuentemente y que le valieron para ser imagen de Suiteblanco.

Paula Echevarría Suiteblanco

5. Exclusividad. En ocasiones, una persona está de moda y se tiende a explotar su imagen hasta provocar que, por exceso, se convierta en vulgar. Por ello, si un personaje público, por muy reputado que sea, está excesivamente expuesto en los medios de comunicación, es preferible optar por otras personas que puedan dar la exclusividad que buscamos otorgar a nuestra marca.

Sara Carbonero Ipanema

Fotografías: Hola, El Mundo, La Vanguardia y S Moda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s